Concepto

El nuevo sistema lo llamamos catequesis litúrgico-familiar y tiene como objetivo introducir a las familias de los chicos a la reflexión de la Palabra y la celebración de la Eucaristía en comunidad desde el inicio de su preparación para recibir a Jesús Sacramentado.

La catequesis se estructura básicamente como la catequesis familair que ha dado tantos frutos en nuestro país. Los padres y los niños se reúnen en grupos semanalmente durante 2 años. Pero las reuniones tienen una estructura más parecida a las de los encuentros bíblicos, siguen un evangelio sinóptico en particular cada año, reflexionan sobre el desarrollo del ministeio público de Jesús y acompañan el desarrollo del año litúrgico. Además, las reuniones culminan en una misa con niños semanal donde se celebra la buena noticia compartida y reflexionada en los grupos.

De esta manera, tanto los niños como sus padres experimentan desde el comienzo la alegría de vivir la liturgia en comunidad. Poco a poco van encontrando el sentido de participar de cada celebración. Se sienten a gusto porque el evangelio y la homilía retoman un tema reflexionado y vinculado a la vida en la reunión del grupo. Aún sin acceder a la comunión sacramental, se les presentan las distintas posibilidades que tienen para acercarse al Señor y a sus hermanos a través del canto, como lectores, llevando las ofrendas, ayudando en la colecta, etc.